nutrifamilia

Suplementación de micronutrientes en niños menores de 6 años de edad

Suplementación con Vitamina A

La vitamina A o retinol es una vitamina liposoluble; ayuda a la formación y mantenimiento de dientes sanos y tejidos blandos y óseos, de las membranas mucosas y de la piel. La vitamina A es un nutriente esencial para el ser humano. Se conoce también como retinol, ya que genera pigmentos necesarios para el funcionamiento de la retina o también como un ácido (ácido retinoico). Desempeña un papel importante en el desarrollo de una buena visión, especialmente ante la luz tenue. También se puede requerir para la reproducción y la lactancia. El β-caroteno, que tiene propiedades antioxidantes, es un precursor de la vitamina a.

En la siguiente lista de alimentos, damos a conocer los alimentos como fuentes ricos en Vitamina A:  Hígado (res, cerdo, pollo, pavo, pescado), Zanahorias,  Brócoli, Papas dulces (guatila), o batatas. Col rizada, Mantequilla, Espinaca, Calabaza, Lechuga verde, Melón,. Óvulos (Huevos), Melocotones, Papaya, lechosa, Mango, Guisantes, La vitamina A proviene de fuentes animales como el huevo, la carne, la leche, el queso, la crema, el hígado, el riñón y el aceite de hígado de bacalao. Sin embargo, todas estas fuentes, a excepción de la leche descremada enriquecida con vitamina A, tienen un alto contenido de grasa saturada y colesterol.

Las fuentes de’ betacaroteno son la zanahoria, la calabaza, la batata o camote, el melón, el calabacín, el pomelo o toronja, el albaricoque o albérchigo, el brécol o brócoli, la espinaca y la mayoría de las hortalizas de hoja verde. Cuanto más intenso es el color de la fruta u hortaliza, mayor es el contenido de betacaroteno. Estas fuentes vegetales de betacaroteno no contienen grasa ni colesterol.

Deficit de Vitamina A

Dentro de las primeras manifestaciones que ocasiona el déficit de vitamina A, se encuentran los problemas de la vista, y más concretamente en la visión nocturna. Un déficit prolongado genera una serie de cambios radicales a nivel ocular, entre ellos la xeroftalmia. El proceso ocurre de forma progresiva. Primero se produce sequedad en la conjuntiva (xerosis) y el epitelio normal del conducto lagrimal y de la mucosa es reemplazado por un epitelio queratinizado. Luego, ocurre una acumulación de la queratina en placas pequeñas (manchas de Bitot) y finalmente se produce una erosión de la superficie rugosa de la córnea, con ablandamiento y destrucción de la misma (queratomalacia), lo cual desemboca en una ceguera total. Otros cambios incluyen el incremento de la susceptibilidad a las infecciones, hipoqueratosis, queratosis pilaris y metaplasia escamosa del epitelio que cubre vías respiratorias, urinarias hasta llegar a un epitelio queratinizado

Exceso de Vitamina A

Debido a que la vitamina A es liposoluble y no se excreta con facilidad, es posible llegar a consumir un exceso a través de la dieta, a diferencia de las vitaminas hidrosolubles, como las del complejo B o la vitamina C. Algunos de sus efectos tóxicos son la aparición de náuseas, ictericia, irritabilidad, anorexia, la cual no debe ser confundida con anorexia nerviosa (trastorno alimentario), vómitos, visión borrosa, dolor de cabeza, dolor y debilidad muscular y abdominal, somnolencia y estados de alteración mental.

Es recomendable brindar suplementación con vitamina A a niños con edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años para reducir la prevalencia de morbilidad y mortalidad entre pacientes que padecen de déficit de dicha vitamina. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Dr Bhutta y su equipo de investigadores de la Universidad Aga Khan de Pakistán, tras analizar datos de más de 194 mil niños a los que se les suministró un tratamiento para paliar la deficiencia de vitamina A.

La suplementación con vitamina A resulta efectiva para reducir la mortalidad de niños entre los 6 meses y los 5 años de edad cuando se presenta déficit de esta vitamina. Tras analizar la información de diversas bases de datos , se identificó que el riesgo de muerte por cualquier causa disminuyó en un 24% en el grupo de pacientes receptor de suplementación, en 7 ensayos se identificó un 28% menos de muertes entre el grupo al que se le suministró la vitamina.

No se registró diferencia en el nivel de mortalidad por sarampión, sin embargo se observó menor morbilidad por esa enfermedad.  De igual forma no se registró menor mortalidad por enfermedades respiratorias o meningitis. El número de hospitalizaciones ocasionadas por diarreas o neumonía fue similar entre el grupo que no recibió suplementación y al que se le suministró vitamina A.

Solo se observó que algunos niños presentaron episodios de vómitos en las primeras 48 horas después de suministrarse la suplementación con vitamina A.

El déficit de vitamina A se presenta entre unos 190 millones de niños menores de 5 años, sobre todo en países en vías de desarrollo.  Los investigadores consideran que los efectos adversos que se presentan tras la suplementación con vitamina A son aceptables, pero aún son necesarios más estudios para determinar las dosis más adecuadas y la modalidad de administración que resulta más adecuada para pacientes pediátricos.

Fuentes:

-Página Web Cliniadam.es

-Google Wikipedia

-Blog funeber.org

 

Suplementación con Hierro

El hierro se encuentra en nuestro organismo de dos formas: en la sangre y en higado, bazo y médula ósea. Este micromineral u oligoelemento, interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos, como así también en la actividad enzimática del organismo.
Dado que participa en la formación de la hemoglobina de más esta decir que transporta el oxígeno en sangre y que es importante para el correcto funcionamiento de la cadena respiratoria.
La cantidad de hierro que se absorbe de la dieta está determinada por el estado de la mucosa intestinal y la biodisponibilidad de hierro (en forma de hierro hemínico y no hemínico)
Cuando el cuerpo tiene menos reservas la absorción de hierro aumenta.

Se clasifica en hierro hémico y no hémico:

  • El hémico es de origen animal y se absorbe en un 20 a 30%. Su fuente son las carnes (especialmente las rojas).
  • El no hémico, proviene del reino vegetal, es absorbido entre un 3% y un 8% y se encuentra en las legumbres, hortalizas de hojas verdes, salvado de trigo, los frutos secos, las vísceras y la yema del huevo.

Para mejorar la absorción del hierro no hémico siempre es bueno consumir conjuntamente alimentos que contengan vitamina C.

Antagonistas (contrarestan la acción del hierro)ó inhibidores de la absorción de hierro no hémico son: Café, exceso de zinc, diarrea, taninos, proteína de soya, oxalatos, carbonatos, fibra, el té, la leche bovina, la clara del huevo y el salvado de trigo.

Deficiencia de hierro:
Se manifiesta por anemia hipocrómica, en la cual los glóbulos rojos tienen un contenido reducido de hemoglobina y son pálidos, por lo cual la sangre tiene menos capacidad para transportar oxígeno.

La falta de hierro en el organismo puede producir mala síntesis proteica, deficiencia inmunitaria, aumento del ácido láctico, aumento de noradrenalina, menor compensación de enfermedades cardiopulmonares y anemia.
La forma de identificarlo que demuestra carencia de hierro es una menor respuesta al estrés, menor rendimiento laboral, alteración en la conducta y mala regulación térmica. La anemia ferropénica se manifiesta por un cuadro clínico común a todas las anemias: palidez de la piel y los tejidos, debilidad, fatiga, cefaleas y sensación constante de cansancio, y baja capacidad intelectual.
Se calcula que la deficiencia de hierro en los niños y niñas de 6 a 24 meses de edad disminuye el desarrollo cerebral en 40-60% de los niños del mundo en desarrollo.
La anemia severa causa la muerte de las mujeres en la gestación y el parto.

Fuentes de hierro
Las mejores fuentes de hierro hemínico (componente de hemoglobina y de mioglobina) son el hígado, las carnes rojas, el pollo, el pescado, los huevos y las vísceras.
Las principales fuentes de hierro no hemínico son los alimentos de origen vegetal como leguminosas y mezclas vegetales (Avena, cereal, semillas de soja, Quinua). También son fuente de hierro los alimentos enriquecidos con hierro o suplementos de hierro.
Observaciones:
La absorción es más eficaz con vitamina C, Vitamina A, B12, B6, ácido fólico, cobre, fósforo, calcio, ácido clorhídrico, por que mantienen el hierro soluble y dispnible para ser absorbido.
¿Por que la suplementación de Hierro en los niños?

La deficiencia de hierro es debida principalmente a una ingesta que no suple las necesidades de los individuos y conduce en primer lugar a una disminución de las reservas de este mineral, seguida por una reducción de la eritropoyesis lo que genera un descenso de las concentraciones de hemoglobina (anemia) y la reducción del transporte de oxígeno a las células. Esta deficiencia se ve con más frecuencia en la primera década de la vida, porque en este período ocurre el crecimiento de masa corporal, el desarrollo y la diferenciación del cerebro a su máxima velocidad, lo que impone un aumento de los requerimientos de hierro, sumado a la baja ingesta por la mayoría de los infantes. Como resultado de la carencia de hierro, ocurre una reducción en la capacidad de aprendizaje, de trabajo y un incremento en la susceptibilidad de infecciones.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de 2005 (ENSIN) evidenciaron que en Bogotá, el 36.3% de los niños de 1 a 4 años tiene anemia siendo más alta que la prevalencia nacional que alcanza una cifra del 33.2%; para determinar dichas cifras fueron tomados los niveles de hemoglobina menores de 11 g / dl. Colombia ocupa el segundo lugar después de Perú.

Los niños recién nacidos y en buen estado de salud cuentan con una reserva de hierro que dura entre 4 a 6 meses. Hasta el momento no existe evidencia disponible para establecer la dosis diaria recomendada desde nacimiento hasta los 6 meses de edad. La ingesta de hierro recomendada para bebes de hasta 6 meses se basa en la Ingesta Adecuada (IA) que refleja la ingesta promedio de hierro de bebes saludables que se alimentan con leche materna.
El hierro de la leche materna es bien absorbido por los infantes. Se estima que los infantes utilizan mas del 50% del hierro presente en la leche materna comparado con menos del 12% del hierro presenta en la formula. Se recomienda la lactancia materna durante al menos los primeros 6 meses de vida y luego la incorporación gradual de comidas sólidas con contenido de hiero desde los 7 a 12 meses de edad. En caso contrario las fórmulas deben estar fortificadas con hierro (4 a 12 miligramos de hierro por litro).

Recomendaciones:

  • Efectuar una adecuada selección de alimentos,
  • Incluir carne en las comidas,
  • Incluir fuentes de Vitamina C y Vitamina A en cada comida,
  • Suprimir grandes cantidades de té o café con las comidas,
  • Suprimir cantidades excesivas de ácido acético (vinagre).
  • En los niños en edad escolar aplicar la suplementación de hierro (mg/KG de peso) según prescripción médica.

 

Fuentes: Página web www.unicef.org.co, página web zonadiet.com/nutrición, Wikipedya,

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Banana Smoothie. Create a free website or blog at WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: